Impacto de la Fiscalidad en las empresas familiares

La fiscalidad en las empresas familiares es una de los temas que más impacientan a los propietarios. Hoy en día, es más difícil emprender un negocio y ante la falta de conocimiento de la fiscalidad en este tipos de organizaciones hace que se reflexione sobre un real impacto ante el nacimiento o emprendimiento de estas.

 

Al emprender un negocio o una sociedad nace la obligación de contribuir un margen primero al gobierno, luego a los colaboradores y finalmente a los accionistas. En la actualidad es cada vez mayor la carga de tributación al gobierno en distintas formas (tasa, impuesto, tributo, entre otros) que a lo largo del ciclo de vida de las empresas familiares están obligados a pagar aun inclusive al traspasar la propiedad a las siguientes generaciones.

 

En mi punto de vista personal, el impacto cada vez es mayor desde la carga impositiva del gobierno y esta carga debilita enormemente a las empresas familiares y a las no familiares. Lo  más  normal  es,  que  una  empresa  familiar  empiece  con  la  idea  emprendedora  de  un  sujeto, persona  física,  que  comienza  ejerciendo  una  actividad  empresarial  o  profesional  de  modo individual.  Aunque  no  han  faltado  opiniones  en  contra  a  la  hora  de  considerar  al  empresario individual como empresa familiar.

 

Por otra parte, cabe destacar que dentro de la empresa familiar existen tres subsistemas: empresa, familia y propiedad. Ahora bien, como lo característico en una empresa familiar es la propiedad o patrimonio. Lo más importante para decidir su relevancia fiscal es el tratamiento que las normas establecen en la tenencia y la propiedad. A continuación enlisto cada uno de los impuestos con un análisis orientado a la planificación de la fiscalidad de las empresas familiares tanto a nivel de personas naturales y jurídicas:

 

  1. Impuesto sobre la Renta de las personas físicas
  • Retribuciones percibidas con motivo del desempeño de funciones de dirección por parte de los socios.
  • Retribuciones percibidas en calidad de miembro del consejo de administración de una entidad.
  1. Impuesto al valor agregado
  2. Impuesto a la salida de divisas
  3. Impuestos a los activos en el exterior
  4. El impuesto sobre el patrimonio
  • Titularidad de los elementos patrimoniales.
  • Valoración de los bienes y derechos de las personas físicas afectos a actividades empresariales y profesionales.
  • Valoración en el Impuesto sobre el Patrimonio de los valores representativos de la participación en fondos propios de cualquier tipo de entidad, negociada en mercados organizados.
  • Valoración en el Impuesto sobre el Patrimonio de los valores representativos de la participación en fondos propios de cualquier tipo de entidad.
  • Exención aplicable a bienes y derechos afectos a actividades empresariales y profesionales, y a la participación entidades.
  • Exención de los bienes y derechos de las personas físicas afectos al desarrollo de una actividad empresarial o profesional.
  1. Impuesto sobre sucesiones y donaciones
  • Reducciones aplicables al valor de una empresa individual, de un negocio profesional o de participaciones en determinadas entidades.

 

Estadísticamente solo el 30% de las empresas familiares pasan a la siguiente generación. Muchas políticas fiscales a nivel mundial recaen con una carga bastante fuerte ante este tipos de empresas por lo que, no solo estarían perjudicando este enorme peso fiscal a las empresas sino a las familias y sus propiedades. Sin embargo, como toda empresa bienestar económico indudablemente algunas tendrán que cargar el incremento del fisco a los precios finales y es en ese sentido que no estaría perjudicándose a la empresa familiar y a la no familiar. Habrá otras que decidirán invertir con el propósito de disminuir en este impacto logrando a través de un ventaja competitiva.

 

El fisco sobre las empresas familiares tiene un impacto directo y en algunos sectores es inversamente proporcional especialmente en el sector de construcción, servicios, entre otros. No obstante, en otros sectores el impacto es directamente proporcional a la elevada carga fiscal. Evidentemente, en estos casos pocas empresas no deciden cargar esto a los consumidores finales de acuerdo a regulaciones gubernamentales especialmente en productos de primera necesidad.

 

La empresa familiar es objeto de importantes reglas fiscales, nacidas en el impuesto sobre el patrimonio. Consistieron en una exención de los bienes y derechos afectados a una empresa individual y de las participaciones en entidades, cumpliendo en cualquier de los casos determinadas condiciones. En ese sentido, la transmisión por causa de muerte de un patrimonio de cierta importancia requiere la realización de una parte del mismo para hacer frente al pago del impuesto sucesorio. Si ese patrimonio está concentrado en una empresa, las obligaciones de pago del impuesto conllevan la enajenación del conjunto o, cuanto menos, una serie de desinversiones que pueden comprometer la continuidad de la empresa como unidad familiar. Así mismo, los cambios en las reformas fiscales en materia de tributación a nivel mundial hacen que las empresas familiares le dediquen un profundo análisis a la planificación fiscal empresarial.

 

Así mismo, es necesario que los gobiernos promuevan y normalicen políticas fiscales para fomentar la creación de empresas familiares ya que existe un gran número representativo por encima de la mayoría en todos los países. Esto ayudará a incrementar el espíritu de emprendimiento familiar y a su vez mejorará el número de empresas familiares y en consecuencia la economía. Por otra parte, es necesario considerar que la tributación aparece en todas las fases del ciclo de vida de una empresa familiar: tributación de la fase de puesta en marcha, tributación de la fase operativa de la empresa, tributación de los resultados y tributación de la propiedad, transmisión y sucesión de la empresa familiar.

 

En conclusión, hoy en día la posibilidad de sortear con éxito la crisis mundial dependerá en buena medida a que las empresas familiares adopten políticas de ahorro interno. Conceptualmente un incremento de la fiscalidad sobre la renta o el capital debería tener un efecto depresor sobre la tasa de ahorro. Entre tanto, el impuesto sobre sucesiones y donaciones, cuya relación con el ahorro es innegable al ser el propósito sucesorio uno de los principales motores de la decisión de ahorrar.

 

Arturo Rivadeneira

Consultor en Empresas Familiares

Related Posts